HISTORIA
 LISTADO PERSONAJES


 


 

Su nombre figura como miembro de las asambleas provinciales de Coquimbo en los años 1823, 1825 y 1826.

Su elección como vicepresidente de la República, en 1829, fue la causa inmediata del estallido de la revolución que habría de culminar en la batalla de Lircay y en el establecimiento del régimen portaliano. En 1829, el Congreso recién elegido procedió a elegir Presidente y Vicepresidente de la República.

De acuerdo con las normas vigentes, éstos eran elegidos en forma indirecta a través de electores. El Congreso debía practicar los escrutinios, calificar la elección y proclamar  Presidente al que reuniera mayoría absoluta y vicepresidente al que le siguiera, siempre que fuera absoluta la mayoría obtenida.

El Parlamento proclamó sin dificultad a Francisco Antonio Pinto como presidente, porque tenía mayoría absoluta. Pero no ocurría lo mismo con los candidatos a la Vicepresidencia.

El asunto tenía importancia, pues se sabía que Pinto deseaba renunciar. Los “pipiolos”, aprovechando la mayoría en el Congreso, eligieron Vicepresidente a Joaquín Vicuña Larraín, miembro de su partido y hermano de Francisco Ramón, Presidente en ejercicio.

Esta fue la chispa que inició la revolución.